“Todo habitante libre de Chile es igual de derecho; sólo el mérito y virtud constituyen
acreedor a la honra de funcionario de la patria. El español es nuestro hermano. El
extranjero deja de serlo si es útil; y todo desgraciado que busque asilo en nuestro
suelo, será objeto de nuestra hospitalidad y socorros, siendo honrado”.

Reglamento Constitucional Provisorio de 1812

 

"La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el
reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales
e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

Declaración Universal de los Derechos Humanos - 1948

 

“El movimiento hacia la identificación y la proclamación
de los derechos del hombre es uno de los esfuerzos más
relevantes para responder eficazmente a las exigencias
imprescindibles de la dignidad humana”.

Párrafo 152, Capítulo IV, Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia Católica

Polémica sentencia: Corte de Santiago autorizó el cambio de sexo sin existir error ni cirugía de reasignación sexual.

El 9 de marzo pasado, Revocando por unanimidad, la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago (sentencia de 9 de marzo de 2015, Rol 9901­2014), integrada por los ministros Jorge Dahm y Mireya López y por el abogado José Miguel Lecaros Sánchez (redactor del fallo), resolvió acoger una solicitud de rectificación del sexo en la partida de nacimiento del solicitante y de cambio de nombre femenino por uno masculino. El solicitante manifiesta una identidad de género diversa a su identidad sexual por su forma de vestir y de ser llamado, pero no ha tenido intervenciones quirúrgicas de reasignación sexual. La sentencia fundamentó su decisión en que “queda en evidencia que la solicitante, si bien tiene genitales femeninos, experimentó durante su vida progresivamente una identificación personal bajo el género masculino, siendo conocida como tal, vistiéndose y presentándose como tal y ser encuentra en la actualidad a la espera de someterse a intervenciones quirúrgicas de genitoplastía masculinizante y masectomía, tras haber realizado los trámites pertinentes” (c.2).

Ahora bien,  el fallo es erróneo por cuanto: (i) Adolece de un vicio de extra petita, al decretar el cambio de nombre y sexo, en circunstancias que la solicitud original se limitaba a un cambio de nombre; (ii) Infringe la ley sustantiva civil (Ley N° 4.808 sobre Registro Civil), pues, los arts. 17 y 18 permiten la rectificación de la partida de nacimiento solamente si existe un "error", lo que no sucede en caso de los transexuales; (iii) Modifica la anterior jurisprudencia que había accedido al cambio de sexo, exclusivamente, si el transexual se había sometido a una intervención quirúrgica de reasignación sexual o genitoplastía, lo que en la especie no ha sucedido (la solicitante está en "lista de espera" para la operación). Como había señalado en un caso anterior la misma Corte de Santiago, ello afecta los derechos de terceros especialmente si se producen conflictos de paternidad.

 

Recomendamos el análisis de la profesora María Sara Rodríguez en El Merculio Legal.