“Todo habitante libre de Chile es igual de derecho; sólo el mérito y virtud constituyen
acreedor a la honra de funcionario de la patria. El español es nuestro hermano. El
extranjero deja de serlo si es útil; y todo desgraciado que busque asilo en nuestro
suelo, será objeto de nuestra hospitalidad y socorros, siendo honrado”.

Reglamento Constitucional Provisorio de 1812

 

"La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el
reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales
e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

Declaración Universal de los Derechos Humanos - 1948

 

“El movimiento hacia la identificación y la proclamación
de los derechos del hombre es uno de los esfuerzos más
relevantes para responder eficazmente a las exigencias
imprescindibles de la dignidad humana”.

Párrafo 152, Capítulo IV, Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia Católica

Corte Suprema fija requisitos al Movilh para distribuir cuento "Nicolás tiene dos papás" en jardines infantiles

Resolviendo un recurso presentado por Comunidad y Justicia, el máximo tribunal declaró que "la obra debe ser entregada previo acuerdo y a solicitud expresa de la comunidad educativa, sin que su contenido pueda ser impuesto de forma obligatoria".

Con fecha 19 de mayo la Tercera Sala de la Corte Suprema confirmó el fallo de la Corte de Apelaciones de Valparaíso en relación al cuento "Nicolás tiene dos papás". El fallo del máximo tribunal es categórico y aunque rechazó los recursos de protección contra la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), fijó requisitos para la distribución del cuento al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

El breve fallo de la Corte Suprema dice expresamente que "la obra debe ser entregada previo acuerdo y a solicitud expresa de la comunidad educativa, sin que su contenido pueda ser impuesto de forma obligatoria". Ello, pues, ya la Corte de Apelaciones de Valparaíso había decretado que la Declaración Universal de Derechos Humanos “reconoce a los padres el derecho preferente de escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos, lo que implica un ejercicio de objeción de conciencia frente a los ataques y violaciones en contra del derecho paterno”. Ambos tribunales advirtieron el peligro que involucra que el Movilh esté autorizado para una distribución libre, sin controles ni requisitos, del cuento infantil. Por eso la Corte Suprema confirmó las condiciones fijadas por la Corte de Valparaíso.

CyJ representó a una de las madres recurrentes cuyo hijo tiene solo dos años y asiste a un jardín infantil de la JUNJI. Esta sentencia asegura un mínimo de respeto a la libertad de conciencia y al derecho preferente de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones morales o religiosas. El Movilh no puede distribuir el cuento sin que se lo solicite la comunidad educativa. La Corte fue clara en exigir que sean los papás y mamás quienes lo soliciten, previa y expresamente, en conjunto con los profesores de párvulo y director de cada establecimiento. Lo importante es que no se puede pasar por encima de los padres en la educación moral y religiosa de sus hijos.

 

Sin embargo, el fallo no deja claro quién deberá fiscalizar que estos requisitos se cumplan por el Movilh. Hasta ahora nadie lo está controlando, ni la JUNJI ni la Superintendencia de Educación, por lo que es posible que muchos apoderados ni siquiera se les haya consultado si están a favor o en contra de que el cuento “Nicolás tiene dos papás” se le lea a sus hijos. Estamos trabajando para que se le dé cabal cumplimiento al fallo de la Corte Suprema. La semana pasada conseguimos que la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados enviara un oficio fiscalizador a la JUNJI para que se informe las medidas de control que se adoptarán al respecto.